Inicio » pemp » ¿Me pongo el arnés en la cesta de una PEMP?

¿Me pongo el arnés en la cesta de una PEMP?

Hoy lo debatía con un compañero. Yo le requería verbalmente para que consultara el manual de instrucciones de la plataforma elevadora móvil para personas (PEMP, en adelante) y lo aplicase en unos trabajos en curso en los que se estaba utilizando una PEMP articulada para acceder a la cubierta de una piscina.

La respuesta típica a la pregunta título es que no hay disposición legal que obligue el uso de arnés o cinturón de fijación en las PEMP, pero es muy recomendable, especialmente en algunos tipos. No estoy de acuerdo con la inexistencia de la obligación de uso.

Andy Access: ¡Engancha tu arnés!

Dicho esto, es obligatorio referirse al VI Convenio colectivo general del sector de la construcción que en su artículo 191 sobre normas específicas para plataformas elevadoras móviles de personal establece que durante la utilización de estos equipos de trabajo “es preceptivo el uso de arnés anticaídas por parte de los trabajadores” (Ministerio de Empleo y Seguridad Social, 2017).

Por tanto, si los trabajos están dentro del ámbito funcional del citado Convenio General los trabajadores deberán usar el arnés anticaídas. A título informativo se recuerda que el VI Convenio General es de obligado cumplimiento en todas las actividades del sector de la construcción que son a título enunciativo y no exhaustivo las siguientes:

a) Las dedicadas a la construcción y obras públicas.

b) La conservación y mantenimiento de infraestructuras.

c) Canteras, areneras, graveras y la explotación de tierras industriales.

d) Embarcaciones, artefactos flotantes y ferrocarriles auxiliares de obras y puertos.

e) El comercio de la construcción mayoritario y exclusivista.

Para un listado más detallado puede consultarse el Anexo I del citado Convenio General.

Por otro lado, las PEMP tienen la consideración de aparatos de elevación de personas y por ello les es de aplicación el Real Decreto 1644/2008, de 10 de octubre, por el que se establecen las normas para la comercialización y puesta en servicio de las máquinas.

Esta disposición define una serie de requisitos de seguridad y salud ante diversos riesgos. En lo relativo al riesgo de resbalar, tropezar o caer se establece que las partes de la máquina sobre las que esté previsto que puedan desplazarse o estacionarse personas, – en las PEMP, obviamente, la cesta – “se deben diseñar y fabricar de manera que se evite que dichas personas resbalen, tropiecen o caigan sobre esas partes o fuera de ellas (Ministerio de Presidencia, 2008). Para ello, “cuando proceda, dichas partes estarán equipadas de asideros fijos que permitan a los usuarios conservar la estabilidad. Dado que las cestas de las PEMP no son habitáculos completamente cerrados la solución obvia para cumplir este requisito es el uso de equipos de protección individual (en adelante, EPI) tales como cinturones de sujeción o arneses anticaída.

En particular, los requisitos esenciales complementarios de seguridad y de salud para las máquinas que presentan peligros particulares debidos a la elevación de personas dicen que cuando las medidas mencionadas en el párrafo anterior no sean suficientes para evitar el riesgo de caída fuera del habitáculo deberá equiparse tales habitáculos “con unos puntos de anclaje adecuados, en número suficiente, para el número de personas autorizado en el habitáculo”.

La finalidad de tales puntos de anclaje es “la utilización de equipos de protección individual contra caídas verticales” (Ministerio de Presidencia, 2008). Por tanto, los puntos de anclaje deberán ser suficientemente resistentes.

Si no fueran suficientes argumentos también se puede citar la recomendación (International Powered Access Federation – IPAF, 2017) de la Federación Internacional de Acceso Motorizado (en adelante IPAF, por su sigla en inglés).

La recomendación se refiere a las plataformas aéreas de brazo, ya sea articulado o telescópico y dice lo siguiente:

Al trabajar en plataformas elevadoras móviles de personal (PEMP) de brazo telescópico o articulado, se recomienda usar una eslinga o cuerda de sujeción lo suficientemente corta para garantizar que el usuario está sujeto adecuadamente. Dicha eslinga puede disponer de un dispositivo de absorción de energía, siempre y cuando sea lo suficientemente corta como para garantizar la correcta sujeción del usuario. Esto incluye a las plataformas de brazo estáticas (1b) y móviles (3b).

Los códigos 1b y 3b se refieren a las distintas categorías de PEMP.

Estas son:

  • Estático Vertical (1a): Plataformas verticales de personal (estáticas)
  • Pluma estática (1b, 1b+): plumas autopropulsadas (estabilizadores), remolques, plataformas montadas en vehículos
  • Móvil vertical (3a, 3a+): elevadores de tijera, plataformas verticales de personal (móvil)
  • Pluma móvil (3b, 3b+): plumas autopropulsadas, telescópicas o articuladas.

 

Para terminar estas breves anotaciones sobre los argumentos para utilizar el arnés me referiré a las aportaciones sobre la cuestión realizadas en las Notas Técnica de Prevención por el Instituto Nacional de Seguridad y Salud (en adelante, INSST o INSHT por su denominación anterior).

Al describir las características constructivas de las partes esenciales de las PEMP y en relación con la plataforma de trabajo se establece que las mismas pueden perfeccionare disponiendo puntos de anclaje con función de retención para poder anclar los arneses de seguridad. La resistencia del anclaje debe ser suficiente para resistir una fuerza estática de 3 kN por persona anclada, como mínimo (Tamborero del Pino, 2003) (Tamborero del Pino, y otros, 2015).

Tan importante es el matiz de que la función es de retención, en coherencia con lo establecido en el Real Decreto 1644/2008, que la NTP 1.040 establece que cada uno de los puntos de anclaje se señalice con la frase “SOLO RETENCIÓN” o con un pictograma que sea equivalente junto con el número máximo de personas que pueden anclar simultáneamente su arnés o cinturón al mismo.

Para el INSST la cuestión del uso es indiscutible. Una de las normas de seguridad en la utilización de la PEMP previas a la elevación de la plataforma establece que los trabajadores que estén en la plataforma o cesta de trabajodeben utilizar los arneses (de cuerpo completo y eslinga ajustable) anclados a los puntos específicos previstos para ello (retención)” (Tamborero del Pino, 2003) (Tamborero del Pino, y otros, 2015).

 

En definitiva, se trata de evitar las consecuencias lesivas de uno de los accidentes bien conocidos por los operadores de las PEMP, el accidente por caída a distinto nivel debida al efecto catapulta.

El efecto catapulta se ve potenciado en las PEMP en las que el punto de apoyo sobre el terreno y la posición de la cesta están desplazadas respecto del eje vertical como las telescópicas y las articuladas, las de tipo 3b. En estas PEMP la pluma actúa como palanca que amplifica cualquier pequeño movimiento vertical de las ruedas provocando que los operarios sobre la cesta den un salto que puede provocar que abandonen la cesta. Dado que ese factor de riesgo es inherente al diseño de la máquina una acción correctora es el uso de arneses o cinturones de sujeción con una cuerda de amarre corta que impida que el trabajador pueda abandonar la cesta en el supuesto de un efecto catapulta o similar.

 

REFERENCIAS
International Powered Access Federation – IPAF. 2017. Orientación técnica para plataformas elevadoras móviles de personal (PEMP). [Online] 19 09 2017. [Cited: 21 02 2019.] https://www.ipaf.org/sites/default/files/2018-12/IPAF%20H1%20TE-725-1118-1-es.pdf. Ref: TE-725-1118-1-es.

Ministerio de Empleo y Seguridad Social. 2017. Resolución de 21 de septiembre de 2017, de la Dirección General de Empleo, por la que se registra y publica el Convenio colectivo general del sector de la construcción. Boletín Oficial del Estado. 26 09 2017, Núm. 232, p. 94090 a 94253 (164 págs.).

Ministerio de Presidencia. 2008. Real Decreto 1644/2008, de 10 de octubre, por el que se establecen las normas para la comercialización y puesta en servicio de las máquinas. Boletín Oficial del Estado. 11 10 2008, Núm. 246, pp. 40995-47030.

Tamborero del Pino, José María. 2003. NTP 634: Plataformas elevadoras móviles de personal. [Online] 2003. [Cited: 21 02 2019.] http://www.insht.es/InshtWeb/Contenidos/Documentacion/FichasTecnicas/NTP/Ficheros/601a700/ntp_634.pdf.

Tamborero del Pino, José María, Mayo Lagostena, José Manuel and Etxebarria Urrutia, José Ramón. 2015. NTP 1.040 Plataformas elevadoras móviles de personal (II): gestión preventiva para su uso seguro. [Online] 2015. [Cited: 21 02 2019.] http://www.insht.es/InshtWeb/Contenidos/Documentacion/NTP/NTP/NTP%201040.pdf. NIPO: 272-15-025-5.

 

Fe de erratas:

  • 21/02/2019 21:51 Se subsana errata en la numeración del Convenio. Donde decía «IV Convenio» se corrige a «VI Convenio». Gracias Carmen.