Obras en la niebla

Hoy las condiciones meteorológicas son actualidad en Valencia y alrededores. AEMET emitió ayer martes un aviso meteorológico por niebla que afectaría entre las 5:00 y las 10:00 horas del miércoles 1 de febrero que limitarían la visibilidad a no más de 200 metros.

Anoche ya se percubía mayor humedad de lo normal y era claramente visible en el contraluz de las luminarias de la calle.

La situación esta mañana es la de la imagen. La presencia de niebla en la obra puede comprometer la seguridad y salud de los trabajadores.

Obligatoriamente deberá protegerse a los trabajadores ante los riesgos creados o agravados por la presencia de niebla en la obra. Así lo establece la disposición 4 de la parte C del ANEXO IV del Real Decreto 1627/1997, de 24 de octubre, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud en las obras de construcción.

El principal efecto de la presencia de niebla es la reducción drástica de la visibilidad. La limitación de la visibilidad genera nuevos riesgos o agrava riesgos preexistentes puesto que disminuye la percepción que el trabajador tiene del entorno de la obra. Las situaciones de riesgo se perciben más tarde y por lo tanto se dispone de menos tiempo para reaccionar de forma segura. A título de ejemplo listo las siguientes:

  • Hueco o borde libre que hubiera quedado temporalmente sin protección de borde.
  • La presencia de peatones en areas de circulación de vehículos.
  • La presencia de trabajadores en areas de manipulación de cargas suspendidas con grúa.
  • La percepción de toda la señalización de la obra se ve reducida sensiblemente.

Ante la presencia de niebla las medidas preventivas que propongo son:

  • Utilización intensa de señalización acústica en maquinaria para advertir de la presencia de las mismas a los trabajadores.
  • Utilización de ropa de alta visibilidad conforme UNE-EN ISO 20471:2013. Preferiblemente prendas de Clase 3.
  • Buena iluminación provisional de la obra.
  • En casos de niebla muy densa se debería señalar a trabajadores, vehículos y cargas suspendidas y móviles mediante lamparas antiniebla. Existen linternas frontales antiniebla para ser instaladas en el casco.
  • Trabajo en equipo seguro: mínimo dos trabajadores. No trabajar nunca solo.
  • Reducir la velocidad de operación en vehículos y grúas. Adaptar la distancia de seguridad a las condiciones de visibilidad.
  • Permanecer atento a los pronósticos y avisos meteorológicos emitidos por AEMET.

 

Vertido de hormigón en una solera circular.

Hoy he visto una imagen timelapse que me ha resultado interesante. Se trata del vertido de hormigón para la construcción de una solera de hormigón armado totalmente circular de 12,5 m. de radio (41 foot).

Y se me ha ocurrido hacer unos números sobre su ejecución. Son estos.

Hipótesis de trabajo:

  • Espesor de la losa: 25 cm.
  • Camiones hormigonera: carga útil VU=8 m3
  • Camión con bomba de hormigón: caudal máximo Q=90 m3/h; coefeficiencia ρ=0,65
  • Precio suministro hormigón: 83,88 €/m3
  • Precio de camión con bomba de hormigón: 169,73 €/h
  • Precio de hora de oficial de construcción: 17,24 €/h
  • Precio de hora de peón ordinario de construcción: 15,92 €/h
  • Precio regla vibrante 13 m.:
  • Nº trabajadores: 3 oficiales y 5 peones

 

Volumen de hormigón necesario (VHn)

VHn = π × r2 × h = π × 12,52 × 0,25 = 122,72 m3

Número de camiones para suministro (Ncs).

Ncs = VHn / VU = 122,72 / 8 = 15,3 ∼ 15,5 camiones

Es decir, 15 camiones completos y 1 a media carga (50% VU).

Por tanto, el volumen de hormigón realmente suministrado (VHs) será de:

VHs = Ncs × VU = 15,5 × 8 = 124 m3

Tiempo de bombeo (TB).

TB = VHn / (Q × ρ) = 122,72 / (90 × 0,65) = 2,10 h ≅ 2 horas 6 minutos

A los efectos del tiempo de uso del camión de bombeo se redondea el tiempo de uso a la media hora. Por tanto, el tiempo de uso es de 2,50 h.

Tiempo de trabajo (TT).

El vibrado, nivelado y fratasado del hormigón vertido se realiza simultáneamente al vertido del hormigón y en el orden que establece la secuencia de trabajo convencional. Se estima que una vez termina el vertido del hormigón el tiempo adicional (Ta) necesario para finalizar todo el proceso, incluso el repaso final, es de 24 minutos (0,40 horas). Por tanto, el tiempo de trabajo total es:

TT = TB + Ta = 2,10 + 0,40 = 2,50 h ≅ 2 horas 30 minutos

Productividad (Pd).

La productividad alcanzada en la obra es la relación entre la producción obtenida y los recursos consumidos. En nuestro caso la producción es la superficie de solera y se mide en metros cuadrados. El recurso en el que se va a expresar la productividad es el tiempo y se mide en horas.

Pd = Producción / Recurso = Superficie / Tiempo = (π × r2) / TT = (π × 12,52) / 2,5 = 196,34 m2/h

Trabajo de mano de obra (EMO).

EOF = NOF × TT = 3 × 2,5 = 7,50 h

EPE = NPE × TT = 4 × 2,5 = 10,00 h

Costes.

Concepto Cantidad Unidad

Precio

(€/ud)

Importe
Hormigón suministro central

124,00

 m3

83,88

10401,12 €

Camión con bomba

2,50

 h

169,73

424,33 €

Regla vibrante

2,50

 h

6,99

17,48 €

Oficial de construcción

7,50

 h

17,24

129,30 €

Peón de construcción

10,00

 h

15,92

159,20 €

  11131,43 €

 

En este ejemplo no se han incluido otros costes como los de la armadura, separadores, encofrado perimetral, maquinaria para el vibrado del hormigón, materiales para juntas de dilatación perimetral, herramientas de corte para juntas de contracción, y otros materiales diversos.

Crucigrama

Nos gusta la construcción. Eso es un hecho. Y nos gusta hasta a la hora del entretenimiento. A veces es por pasar el tiempo, otras es una cuestión de ejercitar el cerebro, a veces quiero probar el conocimiento de mi vocabulario técnico y otras porque es un reto.
¿Eres capaz de encontrar todas las palabras del crucigrama? Las pistas las tienes en la fotografía. Puedes dejar tu solución en los comentarios.

 

Puesta en obra del hormigón cuando el grajo vuela bajo.

En estos días en los que el invierno vuelve a ser invierno conviene recordar aquel artículo de la Instrucción de Hormigón Estructural EHE-08. Me refiero, por supuesto al artículo 71.5.3.1 Hormigonado en tiempo frío en su versión de la EHE-08. El texto dice así:

La temperatura de la masa de hormigón, en el momento de verterla en el molde o encofrado, no será inferior a 5 °C.
Se prohíbe verter el hormigón sobre elementos (armaduras, moldes, etc.) cuya temperatura sea inferior a cero grados centígrados.

Para poder aplicar correctamente estas disposiciones debemos disponer de un termometro de contacto para poder verificar los dos parametros citados, la masa de hormigón y los elementos tales como armaduras, moldes, etc. que puedan entrar en contacto con la masa de hormigón. El mercado ofrece termómetros de contacto digitales de mano equipados con una sonda de acero inoxidable de 120 mm. cuyo precio sin IVA no supera los 20 €.

En general, se suspenderá el hormigonado siempre que se prevea que, dentro de las cuarenta y ocho horas siguientes, pueda descender la temperatura ambiente por debajo de los cero grados centígrados.

La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) en su calidad de Servicio Meteorológico Nacional y Autoridad Meteorológica del Estado contribuye a la protección de vidas y bienes a través de la adecuada predicción y vigilancia de fenómenos meteorológicos adversos y soporta a las actividades sociales y económicas en España mediante la prestación de servicios meteorológicos de calidad. En su servidor http://www.aemet.es ofrece información relativa al tiempo (atmosférico) en dos aspectos temporales: Observación recoje datos registrados en la red de observación de estaciones meteorológicas de AEMET en el pasado inmediato (hoy y días anteriores). Predicción recoje las predicciones meteorológicas a distintas escalas espaciales y temporales.

Por ejemplo a día de hoy 18 de enero de 2017 la predicción para Valencia y León son las que se ven en las siguientes imágenes.

 

Según el pronóstico, la temperatura ambiente de Valencia no descenderá por debajo de los cero grados centígrados dentro de las próximas cuarenta y ocho horas. La temperaturas mínima prevista para el jueves 19 es de 6ºC y para el viernes 20 es de 8ºC. En base a este pronóstico no estamos obligados a suspender el hormigonado mediante anotación en el libro de órdenes y asistencias de la obra, si actuáramos como director de obra o director de la ejecución de la obra.

 

Según el pronóstico, la temperatura ambiente de León sí descenderá por debajo de los cero grados centígrados dentro de las próximas cuarenta y ocho horas. La temperaturas mínima prevista para el jueves 19 es de -7ºC y para el viernes 20 es de -5ºC. En base a este pronóstico estamos obligados a suspender el hormigonado mediante anotación en el libro de órdenes y asistencias de la obra invocando el citado artículo de la EHE.

 

En los casos en que, por absoluta necesidad, se hormigone en tiempo de heladas, se adoptarán las medidas necesarias para garantizar que, durante el fraguado y primer endurecimiento de hormigón, no se producirán deterioros locales en los elementos correspondientes, ni mermas permanentes apreciables de las características resistentes del material.

 

Lo que en el articulado se denomina “tiempo de heladas” es lo que la Comisión Permanente del Hormigón (CPH) aclara en los comentarios al artículo y denomina “tiempo frío”.

Se entiende por tiempo frío el período durante el cual existe, durante más de tres días, las siguientes condiciones:

  • La temperatura media diaria del aire es inferior a 5°C

  • La temperatura del aire no supera los 10°C durante más de la mitad del día.

 

Una aproximación suficientemente buena para nuestros propósitos y con la información disponible es calcular la temperatura media diaria prevista como la media aritmética entre la temperatura máxima prevista y la temperatura mínima prevista.

En Valencia las temperaturas medias diarias previstas para los próximos tres días son 8ºC, 9ºC y 10ºC. La primera condición no se cumple.

Por otro lado, vistas las temperaturas máximas previstas (10ºC, 10ºC y 12ºC) es razonable pensar que durante cada uno de los tres próximos días la temperatura del aire no superará los 10ºC durante más de 12 horas contínuas. La segunda condición sí se cumple.

Entendiendo que el criterio de la CPH al establecer dos condiciones es que ambas condiciones deben darse simultáneamente tendríamos que concluir que las previsiones indican que en Valencia no es de aplicación la condición de “tiempo frío” en relación a la adopción de medidas especiales.

En León las temperaturas medias diarias previstas para los próximos tres días son -1,0ºC, -0,5ºC y +0,5ºC. La primera condición sí se cumple.

Por otro lado, vistas las temperaturas máximas previstas (5ºC, 6ºC y 5ºC) tenemos la certeza de que durante cada uno de los tres próximos días la temperatura del aire no superará los 10ºC en ningún momento del día. La segunda condición sí se cumple.

En conclusión, las previsiones indican que en León sí es de aplicación la condición de “tiempo frío” en relación a la adopción de medidas especiales.

En una próxima entrada dentro de tres días podremos comprobar si la atmósfera se comportó finalmente como las previsiones anunciaban y si nuestro proceder ha sido acertado o no.

¿Las obras de construcción seguirán retrasándose en un futuro muy, muy lejano?

Hace pocos días que se ha estrenado Rogue One (Una historia de STAR WARS). Coincidiendo con el estreno hemos estado trabajando en el aula el tema del control de la programación de proyectos de construcción.
Reflexionaba con los estudiantes sobre el problema que suponen los retrasos en los plazos de ejecución de las obras de construcción. Visto que las generaciones pasadas y presentes estan haciendo pocos esfuerzos visibles (en general) por solucionar el problema de los restrasos en el tiempo ponía una nueva esperanza en ellos como futuro de la profesión.

En el aula visionamos algunos fragmentos de películas en los que se plantea el problema del cumplimiento del plazo previsto del proyecto. Una de ellas es el episodio VI El retorno del Jedi, de la saga La Guerra de las Galaxias o STAR WARS.
Tras la destrucción de la estación espacial Estrella de la Muerte en el episodio IV durante la Batalla de Yavin, el Imperio Galáctico comienza la construcción de una segunda Estrella de la Muerte.
El episodio VI El retorno del Jedi comienza con una secuencia en la que Darth Vader visita la obra de construcción para supervisar in situ el progreso del proyecto de construcción. Los informes de progreso son insatisfactorios debido a los retrasos que comprometen la puesta operativa de la estación espacial en la fecha prevista por el plan de trabajo.

 

El guión original en inglés es el siguiente:

Moff Jerjerrod: Lord Vader, this is an unexpected pleasure. We are honored by your presence…

Darth Vader: You may dispense with the pleasantries, Commander. I’m here to put you back on schedule.

Moff Jerjerrod: I assure you, Lord Vader. My men are working as fast as they can.

Darth Vader: Perhaps I can find new ways to motivate them.

Moff Jerjerrod: I tell you, this station will be operational as planned.

Darth Vader: The Emperor does not share your optimistic appraisal of the situation.

Moff Jerjerrod: But he asks the impossible. I need more men.

Darth Vader: Then perhaps you can tell him when he arrives.

Moff Jerjerrod: [aghast] The Emperor’s coming here?

Darth Vader: That is correct, Commander. And he is most displeased with your apparent lack of progress.

Moff Jerjerrod: We shall double our efforts.

Darth Vader: I hope so, Commander, for your sake. The Emperor is not as forgiving as I am.

Más tarde, en otra secuencia posterior el Emperador, el Maestro Darth Sidious, también visita las obras de construcción para recibir el informe de Darth Vader. El guión es el siguiente:

The Emperor: Rise, my friend.

Darth Vader:  The Death Star will be completed on schedule.

The Emperor: You’ve done well, Lord Vader. And now I sense you wish to continue your search for young Skywalker.

Darth Vader: Yes, my Master.

The Emperor: Patience, my friend. In time, he will seek you out, and when he does, you must bring him before me. He has grown strong. Only together can we turn him to the Dark Side of the Force.

Darth Vader: As you wish.

The Emperor: Everything is proceeding as I have foreseen.

Programación (schedule), esfuerzo y trabajo (effort), productividad (productivity), plan de trabajo (plan), enfoque optimísta (optimistic), recursos (resources), incertidumbre (incertainty), control (control), progreso (progress) y pronósticos (forecast) son conceptos que hemos trabajado y desarrollado a lo largo del curso en la asignatura.

En conclusión, el lado oscuro en la ficción nos augura un futuro en el que los problemas de gestión del tiempo en los proyectos continúan. Continuar obstinadamente en no programar y no gestionar el tiempo de los proyectos no es lo correcto. Algunos cuestionan que programar no sirve de nada porque después de la primeras semanas el programa ya no se puede cumplir ¿Es mejor no programar, entonces?.
“No, no, no. Es más rápido, más fácil, más seductor” pero nos dirigirá al fracaso de uno de los tres pilares del éxito en un proyecto, como nos enseñó el Maestro Yoda (No, no, no. Quicker, easier, more seductive). En nuestra mano está rebelarnos contra ese futuro ficticio y hacer las cosas correctamente.

El lado luminoso del futuro es Earned Value y Earned Schedule.
Y que la Programación te acompañe (May the Schedule be with you).

Taller de Prevención y Seguridad en Obras de Edificación.

logo 6En el marco del Encuentro de Profesores de Prevención y Seguridad de las Escuelas de Arquitectura Técnica de España la ETS de Ingeniería de Edificación organiza un seminario (8 horas presenciales) que impartiran algunos de los profesores asistentes.

Jueves 19 de mayo de 2016, desde las 9:00 hasta las 18:30 horas.

Una oportunidad única de aprovechar el talento concentrado.

¡PLAZAS LIMITADAS!

Información y matrícula aquí.

¡Izad la bandera!

Los colegas de profesión de Humor Aparejador hicieron en noviembre de 2015 una entrada sobre el significado del izado de la bandera en las obras de construcción.

En la lengua de Shakespeare lo llaman “Topping out”. En la de Cervantes podría llamarse “Llegar a la cima” o más literalmente “Llegar a lo más alto”.
La práctica no es exclusiva de España. Parece que la costumbre de coronar el punto más alto de un edificio con una bandera, normalmente al terminar la ereción de la estructura, es de origen escandinavo. Desde allí se extendió hacia Gran Bretaña y la Europa continental y desde allí llegó a América.

spain_flag_perspective_anim_300_clr_2557Se trataría de un antiguo ritual religioso destinado a apaciguar a los espíritus que residían en los árboles y que habían sido desplazados al talar los árboles en la construcción de los edificios de madera.

Los constructores de fábricas de ladrillo celebran el asiento del último ladrillo o bloque.
En algunos países la última viga se pinta de blanco y se decora con banderas.
También se suele izar una bandera en el punto más alto de las grúas torre.
En algunos paises la bandera se iza cuando se finalizan los trabajos de la cubierta (que se ejecuta tan pronto se termina la estructura), según la secuencia lógica tradicional: cimentación > estructura > aguas fuera (cubierta) > bandera

El evento se suele celebrar con un brindis y con una comida de hermandad, normalmente a cargo del promotor o del contratista.
En algunos paises la bandera permanece izada hasta que la invitación se celebra, considerándose que el promotor o contratista es tacaño cuando la bandera ondea por más de unos pocos días.

¿Mantienes la tradición del izado de bandera? ¿Qué significado le atribuyes a este rito? Los comentarios son bien recibidos.

Fuente: https://en.wikipedia.org/wiki/Topping_out

Tiempo adecuado

Pizarra 003

Adequate time

Pizarra 002

La formación de los aparejadores: El decreto Luxán de 24 de enero de 1855.

En España reinaba Isabel II y ejercía como Ministro de Fomento Francisco de Luxán y Miguel-Romero. Su primer apellido aparece citado tanto con la grafía “Luxán” como “Luján” (Colaboradores de Wikipedia, 2015) y dio nombre al decreto de creación de las enseñanzas de Aparejadores de obras.

D. Francisco de Luxán y Miguel-Romero. Fuente: Instituto Geológico y Minero de España
D. Francisco de Luxán y Miguel-Romero. Fuente: Instituto Geológico y Minero de España.

El Decreto fue expuesto y sometido a la aprobación de la Reina en Madrid a 18 de enero de 1855 y fue dado en Palacio para ser “rubricado de la Real mano” y aprobado el 24 del mismo mes. Esta última será pues la fecha de la promulgación del Real Decreto que se publicó en la Gaceta de Madrid número 758 del lunes 29 de enero de 1855.

La colección histórica Gazeta de la Agencia Estatal del Boletín Oficial del Estado designa a la disposición como Real decreto suprimiendo las enseñanzas de maestros de obras y directores de caminos vecinales, estableciendo en todas las Academias de Nobles Artes donde existían aquellas enseñanzas, otra de aparejadores de obras, y aprobando el reglamento para las escuelas de aparejadores de obras y agrimensores (Ministerio de Fomento, 1855).

La disposición consta de una exposición a Su Majestad, de un decreto de tres artículos y de un Reglamento para las Escuelas de Agrimensores y Aparejadores.

En la exposición a Su majestad el Ministro Luxán justifica la necesidad de la disposición haciendo una descripción de las profesiones existentes en la época, a saber, Arquitectos, Maestros de obras y Aparejadores, en ese orden jerárquico en lo relativo a la categoría de la profesión y sus conocimientos.

La descripción de los Aparejadores que hace Luxán en su exposición es desdeñosa, comprensible únicamente en su contexto histórico. De los Aparejadores se dice: “Mucho los Maestros de obras para simple Aparejadores; poco para verdaderos Arquitectos, ni les es dado descender al penoso mecanismo y al trabajo material de los primeros, ni elevarse a las grandes concepciones que el arte exige de los segundos” situando a los Maestros de obras que van a ser suprimidos en un término medio entre los Arquitectos y los Aparejadores.

Luxán describe el trabajo de los Aparejadores como “operaciones mecánicas de la construcción material” a las cuales no se adaptarían bien los Maestros de obras por ser ”personas por otra parte demasiado bien acomodadas ”cuya profesión estaba abocada a “rebajarla hasta el extremo de convertirse en Aparejadores”. Refiriéndose a los Maestros de obras y en alusión al trabajo de los Aparejadores afirma que “les falta por otra parte la práctica necesaria para la ejecución material, y no cuentan tampoco con los hábitos que requiere un trabajo penoso y mal avenido con sus circunstancias particulares”.

Nótese que en la transcripción anterior aparece el concepto “ejecución material” vinculado a la profesión de los Aparejadores. Podría tratarse de la primera referencia histórica en que se relaciona la profesión de los Aparejadores con la ejecución material de las obras.

Luxán concluye “la conveniencia de que los Maestros de obras sean sustituidos desde luego por hábiles Aparejadores”. Una flor, ya era hora.

El contexto social relacionado con la profesión también es descrito por Luxán. Supone el Ministro que “la mayor parte [de los Aparejadores] saldrán de las clases obreras” por lo que propone medidas que les permitan conciliar su trabajo con el estudio mediante clases nocturnas; medidas económicas como la exención del pago de los “derechos de matrícula, exámen [sic], certificaciones”; así como pedagógicas de forma “que en su enseñanza se economicen las teorías para hacerla esencialmente práctica”.

El articulado del Real Decreto dispone la supresión de las enseñanzas de Maestros de Obras y Directores de caminos vecinales en el artículo 1º.

El artículo 2º establece la creación de las enseñanzas de aparejadores. Dice así: “En todas las Academias de Nobles Artes donde existan aquellas enseñanzas [las suprimidas], se establece otra de Aparejadores de obras, subsistiendo además la de Agrimensores”.

Termina con el artículo 3º que aprueba el Reglamento para las escuelas de Aparejadores de obras y Agrimensores y fija como primer curso académico “el curso inmediato”, esto es desde el 1 de octubre de 1855 hasta el 31 de mayo de 1956. La matrícula a los nuevos alumnos se abriría del 20 al 30 de septiembre de 1855 (Ministerio de Fomento, 1855) con los únicos requisitos de tener 16 años cumplidos y saber leer, escribir y las cuatro primeras reglas de la aritmética, adición, resta, multiplicación y división.

Organización de las enseñanzas.

El artículo 2º del Reglamento de las Escuelas de Aparejadores organizaba las enseñanzas en cuatro años, cada uno de ellos con una parte oral y otra gráfica.

  1. Primer año.
    1. Parte oral. Aritmética: geometría elemental.
    2. Parte gráfica. Dibujo lineal y topográfico.
  2. Segundo año.
    1. Parte oral. Nociones sobre la teoría de las proyecciones; principios generales de construcción; conocimiento de materiales, su manipulación y empleo en las obras.
    2. Parte gráfica. Resolución de problemas sobre las intersecciones de superficies y su desarrollo.
  3. Tercer año.
    1. Parte oral. Construcciones de tierra, ladrillo, mampostería, piedra labrada, madera y hierro; estudio del hierro como auxiliar y como elemento de construcción; montea aplicada a la cantería, carpintería y obras de armar.
    2. Parte gráfica. Ejercicios sobre las trabazones de toda clase de fábricas, despezos de cantería y trazado de la carpintería de armar.
  4. Cuarto año.
    1. Parte oral. Fábricas mixtas; replanteos y obras subterráneas; andamios, cimbras, apeos y enlucidos; medición de toda clase de obras y parte legal que le corresponde.
    2. Parte gráfica. Copia de detalles de construcción; planos de plantas, fachadas y cortes.

Los artículos 6º al 19º definían una detallada guía docente de los contenidos a desarrollar.

Vida académica.

Como ya se ha dicho anteriormente las clases empezaban “al anochecer”, con la puesta del Sol.

Cada lección diaria duraba dos horas y media. La primera hora se destinaba al dibujo. La luz mortecina del crepúsculo vespertino ayudaría a las tareas de precisión que el dibujo requiere. El resto del tiempo se destinaba a la lección oral.

Los estudiantes debían respetar el “orden y debida compostura en las clases”. En caso contrario, si el alumno faltaba a ese orden y compostura era amonestado y en casos de reincidencia suspendía todo el curso. Si la falta cometida por el estudiante era “grave, a juicio de la Junta de Profesores” ésta estaba facultada para proponer la expulsión del estudiante de la escuela al Gobierno.

También se daba valor a las actividades docentes programadas. La falta de asistencia a las mismas provocaba que el estudiante perdiera el curso completo si el número excedía de 30 faltas involuntarias u 8 faltas voluntarias.

Había dos convocatorias de exámenes. La primera a mitad del curso mediante un examen oral en el que el examinador era el profesor del curso. La segunda al final del curso mediante un examen “oral y gráfico” en el que se formaba un tribunal examinador integrado por tres profesores. Uno de los miembros era necesariamente el profesor que impartía “la asignatura que es objeto del examen”, otro era el Secretario de la Junta de Profesores que actuaba en el tribunal como Secretario y el tercer miembro lo designaba el Director de la escuela. Unas bolas numeradas extraídas al azar determinaban las preguntas a las que se enfrentaban los estudiantes en los exámenes.

Mucho se ha dicho sobre la tendencia de los estudiantes a atribuirse personalmente los éxitos con afirmaciones del tipo “he aprobado el examen” y a atribuir a terceros (al profesor, principalmente) los fracasos con afirmaciones del tipo “me han suspendido…”. Cabe destacar como curiosidad que la literalidad del articulado establecía que una vez terminados los exámenes se extendieran “listas de los que hayan sido aprobados” como si hubieran sido recompensados con una gracia o favor.

En el pasado, en el presente y confío que también en el futuro el aprobado sea un reconocimiento al esfuerzo hecho por el estudiante y una garantía extendida por el profesor ante la sociedad de que el futuro profesional es competente para el ejercicio de la profesión.

Lamentablemente, ni todo ni siempre se obtienen los resultados favorables que el estudiante deseaba. Cuando se suspendía el curso… sí se aprobaba o se suspendía el curso entero, no por asignaturas estancas. Cuando se suspendía el curso, decía, el estudiante debía repetir el curso entero.

Quien superaba todos los cursos obtenía un certificado acreditativo emitido por la Academia a la que perteneciera la Escuela que permitía al interesado “titularse Aparejador, y ejercer en tal concepto su profesión”.

El Diccionario de Autoridades (Real Academia Española, 1739) recoge una acepción para la entrada título como el ”renombre, ò distintivo, con que se conoce alguna persona por sus virtudes, ò hazañas”[sic]. En otra acepción “Se llama tambien el testimónio, ò instrumento dado, para exercer algun empieo, ù dignidad”[sic].

Referencias.

Colaboradores de Wikipedia. 2015. Francisco de Luxán. [En línea] 06 de 11 de 2015. [Citado el: 08 de 03 de 2016.] https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Francisco_de_Lux%C3%A1n&oldid=86529859. Código de versión de la página: 86529859.

Instituto Geológico y Minero de España. Galería de Directores. [En línea] [Citado el: 10 de 03 de 2016.] http://www.igme.es/QuienesSomos/historia_igme/paraWEB/pages/02_FRANCISCO_DE_LUXAN_CR2.htm.

Ministerio de Fomento. 1855. Gaceta de Madrid núm. 758, de 29/01/1855, páginas 1 a 2. [En línea] 29 de 01 de 1855. [Citado el: 08 de 03 de 2016.] http://boe.es/datos/pdfs/BOE//1855/758/A00001-00002.pdf. Referencia BOE-A-1855-470.

—. 1855. Gaceta de Madrid núm. 950, de 09/08/1855, página 2. [En línea] 09 de 08 de 1855. [Citado el: 08 de 03 de 2016.] http://boe.es/datos/pdfs/BOE//1855/950/A00002-00002.pdf. Referencia BOE-A-1855-5352.

Real Academia Española. 1739. Dicionario de Autoridades. [En línea] 1739. [Citado el: 10 de 03 de 2016.] http://web.frl.es/DA.html.